Salsa De Pesto De Albahaca – Receta

La salsa de pesto de albahaca puede ser tu mejor aliada para mantenerte saludable todo el año.

La albahaca tiene propiedades digestivas.  Adicionalmente, es beneficiosa para la memoria ya que ayudará a una mejor oxidación cerebral.  Esta activa el torrente sanguíneo y provoca un mejor funcionamiento de las neuronas.  También contiene propiedades calmantes.  Dichas cualidades la hacen ideal en procesos de estrés y nerviosismo.  Como consecuencia, ayuda a prevenir el insomnio.

Sus propiedades antibacterianas la hacen ser gran aliada para combatir las infecciones presentes en las gripes.  Su alto contenido en antioxidantes la convierte en una planta muy poderosa contra las inflamaciones, tanto de índole externa como interna.  Su consumo en las comidas reduce la hinchazón abdominal.  Adicionalmente, permite tener una mejor digestión.

Ingredientes:

  • 2 tazas de albahaca al gusto
  • 7 piñones
  • 5 dientes de ajo
  • Pizca de sal
  • ½ taza de aceite de oliva
albahaca
Salsa de pesto de albahaca

Preparación:

Primero, tuesta los piñones en una sartén.  Luego, pon en un vaso de la batidora el diente de ajo pelado, los piñones previamente tostados, sal, una buena cantidad de aceite de oliva y las hojas de albahaca.  Finalmente, tritura todo con la batidora hasta obtener una salsa homogénea.

Salsa De Pesto De Albahaca – Receta

El aceite de oliva crudo es rico en ácidos grasos.  Estos contribuyen a mantener un buen nivel de colesterol en sangre.  Este aceite es un gran aliado contra las enfermedades cardiovasculares.  También, ayuda a combatir el estreñimiento y los problemas digestivos.  Fuente: https://www.esalud.com

El ajo contribuye a una mejor absorción de los nutrientes que ingerimos.  Mejora las funciones del hígado y páncreas.  Por su parte, los piñones pueden ayudarle a perder peso.  Esto se debe a que contienen ácido pinolénico.  Este tipo de ácido provoca la liberación de una hormona supresora del apetito.  Los piñones son una buena fuente de magnesio.  Esto te puede ayudar a aumentar la energía y combatir la fatiga.

Puedes guardarla en la nevera por unos cuantos días.  Asegúrate de guardarla en un envase de vidrio o de aluminio.  Nunca utilices envases de plástico.  Si crees no la vas a poder consumir en esos días tienes la opción de frisarla.  Para ello debes congelar en pequeñas cantidades, preferiblemente en los cubitos de hielo.  Eso te permitirá consumirla poco a poco.