Aprende A Limpiar El Piso De Tu Cocina

Por razones de seguridad e higiene, es necesario seguir diversas formalidades para mantener tu piso limpio.  Además, lo más detestable es ver un piso de la cocina sucio.

Eso hace que tu estomago se revuelva.  Muchas veces, no es nuestra culpa ya que no sabemos cómo limpiarlo.  Limpiarlo es una tarea sencilla.  Lo importante es saber cómo hacerlo.  Esto te ayudará a reducir el tiempo que dures limpiándolo.  Otro punto importante es saber hacerlo para que quede brillante.  Nosotras también queremos que quede en las mejores condiciones posibles.  Fuente:  https://okdiario.com

  • Seguridad.  Antes de empezar a limpiar tu cocina, asegúrate de que tienes los utensilios necesarios.  Primero, si sufres de sinusitis debes de tener a mano una mascara para taparte la nariz y la boca. Asegúrate de usar guantes para prevenir contacto de cualquier químico con tu piel.  Luego, te recomendamos limpiarlo usando algún tipo de calzado que te ayude a no resbalar mientras limpias el piso.
    • Por último, trata de tener el teléfono cerca del área que vas a limpiar. En caso de alguna caída podrás llamar para que te ayuden.  El número de caídas en personas mayores de edad es bien alto.  Esto, especialmente en mujeres, hace que la calidad de vida se disminuya.  No queremos que te caigas o que te de algún tipo de alergia al utilizar productos químicos.
  • Desempolva.  Primero, desempolva toda la suciedad que puedas arrastrar con la escoba.  Si barres muy bien el suelo podrás limpiarlo después fácilmente.

Aprende a limpiar el piso de tu cocina:

  • Aspiradora.  Utilízala solo si hay polvo que no puedes quitar.  Ten en cuenta de que tu aspiradora no ralle el piso.  Otro problema es el de pasar la aspiradora por áreas mojadas de la cocina.
  • Trapea.  Luego de asegurarte de eliminar todo el polvo visible, procede a trapear el piso.  Lo más aconsejable es que pases una capa con el trapeador bien mojado.  Luego, pasa el trapeador dos veces más luego de haberlos exprimido y sacarle el agua.
    • Prepara el cubo con agua y añade un producto de limpieza adecuado según el tipo de suelo. Recomendamos que utilices productos naturales.  Entre ellos se encuentran la combinación de vinagre blanco y bicarbonato de sodio. Otra opción es usar limpiadores neutros.
    • El vinagre blanco y el bicarbonato sódico son desinfectantes y limpiadores naturales muy eficaces. Mezcla tres cucharadas de bicarbonato con medio vaso de vinagre.  Luego, remueve bien y échalo en el cubo con agua.
    • Si prefieres usar un limpiador neutro ten en cuenta de que los productos jabonosos dejan marcas en el suelo. Si los vas a utilizar igualmente, añade poca cantidad.

  • Después de fregar el suelo, cuando ya se haya secado, pasa una mopa suave y quedará mucho más brillante.
  • Si quieres darle un fregado en profundidad al suelo, utiliza un cepillo de dientes mojado con una mezcla de bicarbonato y vinagre blanco para limpiar las juntas. En tan solo unos segundos comprobarás que el suelo queda espectacular.
  • Asegúrate de que el cubo y el trapeador estén limpios. Mejor no limpies el piso si el trapeador está sucio.  Los trapeadores y cubos sucios pueden propagar contaminantes por el suelo.  Fuente: https://blog.laminasyaceros.com
  • Todos los utensilios que utilices para limpiar tu deben ser almacenados lejos del piso. Es recomendable almacenarlos en estantes cerrados alejados también de los alimentos